Solidaridad con Nicaragua: Comunicado de la Articulación Feminista Marcosur

Desde la Articulación Feminista Marcosur (AFM) llamamos a la comunidad internacional y nos sumamos a la vigilancia y solidaridad con el pueblo nicaragüense, ante las graves violaciones de derechos cometidas por el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, usando la represión violenta como respuesta a manifestaciones pacíficas de la ciudadanía que ejercía el derecho legítimo de protesta y defensa de sus derechos.

Denunciamos y condenamos el asesinato de más de 100 personas, las más de 800 personas heridas y las más de 400 presas, así como otras graves violaciones a los derechos por vía de la criminalización de la protesta social, las desapariciones, las agresiones sexuales y las violaciones de la libertad de expresión.

Como feministas tenemos un compromiso con la defensa irrestricta de los derechos humanos y condenamos la violencia de cualquier gobierno opresor, el abuso de las mujeres y toda vulneración de los derechos de la ciudadanía nicaragüense en general.

Nos sumamos a las demandas del pueblo de Nicaragua, exigiendo:

- El respeto a los principios democráticos y los derechos humanos fundamentales, como la libertad de expresión, manifestación, protesta y organización.
- El cese inmediato de toda forma de represión en contra de las manifestaciones ciudadanas.
- La instalación de una Comisión de la Verdad independiente que investigue las violaciones de derechos humanos, ante la ausencia de instituciones autónomas que garanticen justicia.
- La liberación inmediata y la presentación de todas las personas que han sido apresadas durante las movilizaciones.
- La renuncia de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Reunidas en Asamblea, mujeres de 16 organizaciones y redes nacionales de América Latina, quienes conformamos la Articulación Feminista Marcosur (AFM), una corriente de pensamiento y acción política feminista regional, instamos al ronunciamiento de todos los movimientos sociales, actores políticos y sectores democráticos en solidaridad con el pueblo de Nicaragua, que necesita de todas nuestras voces.

Río de Janeiro, 2 de junio de 2018